MAMÍFEROS

GUANACO

Lama guanicoe

Los antepasados de los camélidos eran naturales de América del Norte. Algunos de ellos se trasladaron a Asia, cruzando por el estrecho de Bering dando origen al Camello que a su vez dará lugar al Dromedario. Otros llegaron a Sur Amárica originando los actuales camélidos sudamericanos (llama, guanaco, alpaca, vicuña).
El guanaco posee en sus patas una especie de almohadillas que evitan que la vegetación quede aplastada y la estepa patagónica no se desertize.
Es considerado un buen nadador.

Descripción

Es una especie salvaje, no domesticada. Su tamaño es algo menor que el de la llama. Su pelaje es de color rojizo oscuro, a excepción del de la cabeza, que es gris oscuro. Vive en rebaños de 4 a 10 hembras, conducidos por un macho. La velocidad es importante para su supervivencia, debido a que en los lugares abiertos donde viven no hay donde esconderse fácilmente. Su principal depredador es el puma.

¡Descubre más especies!
Alimentación

Se alimenta de pastos, arbustos, musgo, tubérculos y líquenes; sobre todo en los meses de invierno. También de patatas, zanahorias y remolacha.

Habitat

Vive en regiones frías, climas secos, estepas y tierras altas ó bajas de América del Sur, los Andes y la Patagonia.

Status

UICN: Bajo riesgo/Mínima preocupación (LR/LC). La especie no requiere de medidas de protección especial, ni se aproxima a ninguno de los parámetros para ser incluida en una categoría de mayor riesgo. CITES: Apéndice II. Especie que no está amenazada de extinción pero que podría llegar a estarlo a menos que se contrale estrictamente su comercio. El comercio internacional puede autorizarse concediendo un permiso de exportación o un certificado de reexportación. Sólo deben concederse los permisos o certificados si las autoridades competentes han determinado que se han cumplido ciertas condiciones, en particular, que el comercio no será perjudicial para la supervivencia de las mismas en el medio silvestre. Hay zonas de los Andes en que los guanacos están considerados una especie en peligro ya que son cazados por su carne, piel y lanas. En Argentina es considerado una especie silvestre y, por lo tanto, goza de cierta protección.


Entradas